jueves, 17 de febrero de 2011

Las hortalizas de Marruecos generan demasiadas alertas sanitarias.

Fuente, HORTOSEMANAL.

El porcentaje de alertas alimentarias detectadas por el Sistema de Alerta Rápida para Alimentos y Piensos (RASFF), por tonelada importada procedente de Marruecos, es casi seis veces superior a los registrados por la procedencia española. Pero los ratios se disparan hasta 26,6 veces más cuando se hace referencia a las importaciones de Egipto, en cuyo acuerdo, que entró en vigor en 2009, la Unión Europea (UE) cometió el error de aprobarlo sin especificar las condiciones de reciprocidad en materia medioambiental o fitosanitaria, algo que puede ocurrir también en el acuerdo con Marruecos, si no lo remedia el Parlamento Europeo (PE).

La Comisión Europea prohíbe a los productores europeos el uso de ciertas sustancia activa en sus cultivos, pero permite que entren en el mercado europeo frutas y hortalizas tratadas con dichas sustancias activas, estableciendo un límite máximo de residuos.

Se trata de una clara discriminación de los productores europeos en beneficio de los de países terceros, que no están sometidos a la legislación comunitaria. Los perjudicados por el doble rasero de la UE son los agricultores europeos, que no pueden hacer frente a la competencia desleal, pero también los consumidores, que tienen frutas y verduras más inseguras.

3 comentarios:

VIÑALARGA dijo...

Es indignante, y seguro que The Gardian, no ha reparado en las condiciones laborales de esos paises.

No sé si fuiste tú o Entomofílico el que apunto esto en algún comentario hace algún tiempo y decíais que era premeditado para favorecer esas importaciones y evitar los fundamentalismos.

Yo creo que los fundamentalismos van haciendo su camino, independientemente del trato que Europa le de a las importaciones de esos paises.

CC.RR. SOLPONIENTE dijo...

Pues es lo que toca, mientras no nos pongamos en nuestro sitio.

Anónimo dijo...

Eso es pura mentira. En España existen más materias activas autorizadas de uso que en Marruecos. Nadie puede negar que en Marruecos se cultiva más sano que en Marruecos. Si en España no somos capaz de producir no es por culpa de Marruecos.